saludoCordiales.com
Si lloras por haber perdido el sol las lágrimas no te permitirán ver las estrellas.
NoticiasDocumentalesVideosComentariosRelatos
 
Diario de un Zoquete
Relatos
 

(Zoquete: Persona tarda en comprender. Persona fea y de mala traza, especialmente si es rechoncha.) RAE

Hola a todos, me presentaré. Soy un “zoquete”. No cualquier zoquete, sino el padre de todos los zoquetes, el zoquete mayor. Si quiere poner un zoquete en su vida, pueden llamarme a mi teléfono, estaré a su disposición. En mis ratos libres me dedico a ser zoquete a domicilio.

Trabajo en la actualidad, en una empresa como gerente. Dirán ustedes: ¿cómo puede ser que un zoquete pueda dirigir una empresa? Pues sí señores, así es, siempre hay un zoquete por encima de otro zoquete. Y el que me puso como gerente de esta empresa, es mucho más zoquete que yo. Vaya lío.

En este diario quiero reflejar mis vivencias, el día a día de mi pobre existir. Ser zoquete y gerente de una empresa, es harto complicado. Mis encargados, los trabajadores, el comité de empresa y mis pelotas particulares no me entienden ni me comprenden. De mi mujer ni hablo, es caso aparte. Yo quiero hacer las cosas bien como cualquier persona, pero ellos no entienden que ser un zoquete es vivir con una carga muy pesada, un lastre que pesa cada día más.

Sería muy fácil para mí como zoquete, comprar dos cabras y un perro y desaparecer. Irme al monte, hacerme una choza y vivir conmigo mismo, sin lavarme, sin asearme, que los piojos me comieran vivo. Por lo menos tendría el tiempo necesario para poderme rascar mis partes sin que mis trabajadoras sintiesen convulsiones y vómitos al verme. En vez de joder a mis trabajadores le pegaría cuatro patadas al perro, y en vez de tocarle los pechos a mi secretaria le tocaría las tetas a las cabras; ellas sí me comprenderían, y a la vez me darían rica leche.

En la actualidad tengo problemas en la empresa que dirijo. Ya sabéis, con esto de la crisis, las pocas ventas y la caradura del que me paga, hay que aprovechar y sacarle al gobierno todo lo que se pueda. Estamos sumidos en un ERE. Mi jefe me ha pedido que joda a unos cuantos de mis trabajadores por vagos, por no saber arrodillarse correctamente. Y lo voy hacer. A mí no me tiembla la mano, me voy a cargar a unos cuantos “mindundis” que se creen muy listos pero son unos desgraciados.

No se vayan a creer que yo nací jodiendo a trabajadores, a la única que jodí al nacer fue a mi pobre madre que la maté, mi madre no aguantó mi cuerpo extremadamente rechoncho saliendo de su ser. Murió desangrada. Al nacer pesé doce kilos y medio en canal. Cuando la comadrona me cogió en brazos –casi no podía- y me pegó en el culo yo me defendí escupiéndole a los ojos, la tía marrana, mira que pegar a un niño... Posiblemente en ese preciso momento empezó mi odio a la clase trabajadora.

El joder a trabajadores es una cosa que se me da muy bien. Se puede decir que me “pone”. Coloquialmente se diría que soy un zoquete y encima un poco cabrón.
Recuerdo que mi pobre padre me decía que yo era tonto del culo, un zoquete integral al cuadrado, que sólo valía para destruir lo construido, para romper lo irrompible, para hacer feo lo bonito y como mucho para poder dirigir alguna empresa de menor calibre y llevarla a la ruina en tiempo récord. Y por supuesto, sobre todo, para dar su merecido a los putos trabajadores. ¡Qué angelito mi padre!

También tenía algo de zoquete mi padre, el pobre hombre se murió sin saber por qué, a mi madre, siendo alérgica y odiando las flores, le gustaba tanto ir a la caseta de Pablito, el jardinero. Según ella iba para que Pablito le enseñara algún capullo. Mi padre nunca lo comprendió, ni yo tampoco cuando me lo contaba, (que conste). Yo siempre creí que capullo era mi segundo nombre, porque siempre me han llamado así.

Recuerdo el día que hice la primera comunión, el cura del pueblo me lo repetía sin cesar -eres un capullo, capullo y capullo, atajo de zoquete-. El padre Albertón, qué gran hombre con su bigote, qué bien hablaba, se le entendía casi todo. Y todo esos insultos dirigidos a mí, sólo por el simple hecho de comerme todas las hostias consagradas, que tenía preparadas para cuando nos diera nuestra primera comunión. Que se aguanten esos niños tontos, que no se quejen, que al final comulgaron con galletas María que trajo la del bar.

Esos niños tontos, mis compañeros de colegio, durante toda mi niñez me odiaban, me escupían, me pegaban, me llenaban mis preciosas piernas de cardenales. Me insultaban, me llamaban cosas como El culeras por mis prominentes cuartos traseros. Me llamaban El Gordo por estar un poco ídem. Yo los odiaba, los maldecía, rezaba todas las noches para que les ocurriera algo malo. Yo en el fondo no era malo, ellos me volvían malo, ellos con su intolerancia me volvían un ser maligno, malvado, cruel y sin piedad. El padre Albertón con su buen talante al hablar, me decía: -Hijo, si no fuera por lo zoquete que eres, serías la reencarnación de Lucifer, por lo maligno que eres.

Luego crecí, me hice mozo, y ya la gente no me insultaba, simplemente no me dirigían la palabra. Nadie me hablaba en el pueblo, ni los perros me ladraban, ni los mosquitos me picaban, los niños pequeños directamente me vomitaban, cuando caminaba los pájaros me cagaban. Todo el mundo me hacía el silencio, me ignoraban, me despreciaban simplemente por ser un zoquete maligno. Era muy duro vivir así, sólo en la vida, sin madre, con un padre que se volvió majareta cuando supo que nunca fue padre, nunca tuvo un hijo. Por aquella época pensé hasta en el suicidio... Bueno, incluso lo intenté. Una tarde de agosto desesperado con cuerda en ristre me colgué a la lámpara de mi dormitorio, me subí a una silla y después de fijarme bien la cuerda a mi orondo cuello salté... Madre mía que zoquete soy, ni para quitarme la vida valgo. Todo me salió mal aquella tarde de agosto. Todo salió pero que muy mal aquella maldita tarde de agosto. Salté de la silla con la cuerda alrededor de mi orondo cuello, mi descomunal peso rompió la lámpara, se desprendió del soporte, se vino abajo la mitad del techo, haciendo un gran boquete en él, con la mala fortuna que mi ex-padre majareta perdido se encontraba en el piso superior descapullando a una margarita, el pobre hombre cayó por el gran boquete abierto en mi techo. Cayó mi expadre delante de mí, destrozado por los cascotes de hormigón armado, balbuceaba algo el pobre hombre, algo como zoque... No sé qué más, no se le entendía nada. Murió allí mismo delante de mí, aquella maldita tarde de agosto, nuestra cocinera Margarita yacia junto a él. Yo había matado al que creía que era mi padre y a la cocinera, todo por ser un zoquete. Todo lo que toco lo destruyo. Maté a mi madre al nacer y ahora mato al hombre que me crió, al hombre que creyendo que yo era su hijo me dió todo su amor y sus palizas. Esa misma maldita tarde de agosto era mi cumpleaños. Esa misma maldita tarde de agosto me disponía a cumplir mis primeros diecisiete zoquetes años.... Esa maldita tarde de agosto me dí cuenta que tenía que buscar a mi verdadero padre, esa maldita tarde de agosto me dí cuenta que era un hijo de puta en todo su esplendor....esa sería una carga que tendría que llevar el resto de mis días....

...Continuará

Este Relato es de ficción, todo el parecido con la realidad es pura coincidencia.

 

Viernes, 3 de Abril de 2009
SaludosCordiales
3 Comentarios

 
MeCagoenlamar
viernes 8 de Mayo de 2009
Este tio no es un zoquete, este tio entre otras cosas es un hijo de la gran p..... o no?
David
sábado 4 de Abril de 2009
Este hombre me recuerda a alguien conocido. todos ponemos a un zoquete en nuestras vidas.
Divino
Viernes 3 de Abril de 2009
Me gusta, quiero ver la continuacion de la historia y ver que final tiene este pobre hombre.
 
 
 
Ultimas Noticias

 

RAMON CASAJUANA PAGES propietario del Grupo Rayen

Las Noticias, vídeos, Documentales y Relatos disponibles en SaludosCordiales tienen propósitos meramente educativos. Si el mismo tiene copyright rogamos que nos lo comunique y será retirado de inmediato. SaludosCordiales no se hace responsable de las opiniones de nuestros comentaristas. Página Web On-Line desde el 1 de Noviembre de 2007

russian brides Besucherzähler contador de usuarios online
saludos@saludoscordiales.com
Besucherzähler plentyofish.com
Contatore